¿Es momento de digitalizar una empresa?

¿Es un buen momento para que las empresas se digitalicen?

La digitalización es un proceso que ha cogido gran relevancia para las empresas. ¿Es buen momento para hacerlo? ¡Lo vemos!

  1. Paula García 21 septiembre, 2022

La digitalización es un fenómeno imparable. Su tendencia se ha acelerado de forma exponencial a raíz de las necesidades surgidas en tiempos de pandemia. Se ha pasado a una realidad social y comercial en la que la dependencia de los medios informáticos y la tecnología va en aumento. Ya nos encaminamos en esa dirección, pero durante el último par de años hemos sido testigos de cómo la forma de comunicarnos, de comprar y vender productos y servicios, de entretenernos y de trabajar ha dado un salto digital importante.

Por otro lado, el entorno actual, con crisis energéticas y problemas de estabilidad tanto financiera como política, hace pensar que no es buen momento para acometer un proceso de transformación. Son muchas las voces que abogan por el comienzo de tiempos difíciles, con un descenso significativo del consumo o incluso con problemas energéticos y de comunicaciones. Sin embargo, como solución, en este artículo de ExpressVPN, nos explican cómo evitar quedarse desconectado si estos eventos ocurren.

Al mismo tiempo, cabe destacar que el desarrollo del comercio online ha hecho que el mercado se amplíe y las empresas se vuelvan más competitivas y resistentes. Y es que, entre sus ventajas, destaca porque los clientes pueden acceder a una variedad de productos y servicios mucho más grande. A su vez, la cantidad de información disponible es mayor y los avances se producen de forma más rápida y frecuente.


Actualmente, vivimos en un mundo conectado, y, con ello, el mercado se vuelve más líquido y flexible. Esto hace que la resiliencia y la capacidad de adaptación se haya convertido en una cualidad cada vez más necesaria. De este modo, las empresas podrán competir en un mercado marcado por estas cualidades.

La transformación digital en las empresas

A través de la transformación digital, las empresas tratan de adaptarse a las nuevas demandas de los clientes y ponerse al día de las necesidades del mercado. Se trata, sin duda, de un reto especialmente importante para los autónomos y las pequeñas y medianas empresas. Ello se debe a que cuentan con menos recursos y tienen una menor cantidad de información acerca de las vías para llevar a cabo este proceso.

Sin embargo, lanzarse a esta transformación puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso a nivel comercial y empresarial.

Ventajas de la digitalización

La digitalización proporciona un conjunto de beneficios:

  • Abre las puertas a nuevas oportunidades de negocio.
  • Mejora la competitividad y la productividad de las empresas.
  • Aumenta el volumen de ventas y genera nuevas fuentes de ingresos.
  • Amplía los canales de venta y los hace más eficientes.
  • Mejora la eficiencia también en cuestiones operativas y logísticas.
  • Tiene el potencial de favorecer las sinergias y el trabajo colaborativo.
  • Ofrece nuevas experiencias para el cliente y, como decíamos antes, favorece la adaptabilidad. Con todo ello, aumenta la capacidad de respuesta a las oscilaciones del mercado.
  • Promueve una transformación en la mentalidad de los trabajadores y en la filosofía de la empresa. De este modo, favorece la innovación y abre la puerta a nuevas dinámicas de contratación, gestión y toma de decisiones.
  • También tiene la capacidad de incrementar mejoras en cuestiones como la conciliación laboral, la horizontalidad en las relaciones laborales o la sostenibilidad, entre otras cosas.

¿Cómo aplicar el proceso de digitalización?

Entender el valor diferenciador de la tecnología puede suponer una gran ventaja competitiva y una oportunidad importante en un mercado cada vez más exigente, cambiante y versátil. En este caso, definir una estrategia que tenga en cuenta la digitalización es, por tanto, muy relevante. Cuanto antes se emprenda este camino, antes se estará en una posición que permita a la empresa hacer frente a los retos presentes y venideros.

Algunas de las áreas más importantes en este proceso son la conectividad, la apertura de puestos de trabajos digitales con mayor flexibilidad y movilidad y la presencia en medios digitales. A su vez, el impulso del comercio electrónico, la gestión de las nuevas relaciones con los clientes, la planificación de los recursos empresariales, el análisis de datos y las soluciones de seguridad digital son también muy relevantes en el ámbito empresarial.

Dicho todo esto, la respuesta a la pregunta inicial parece clara: ¿es buen momento para digitalizarse? ¡Por supuesto!

    Deja un comentario

    Artículos recientes